Entradas populares

Translate

domingo, 9 de septiembre de 2018

Scrapbook perverso


El título de este post te puede parecer exagerado, malo, pésimo y negativo, pero esas dos palabras reflejan a la perfección el por qué he estado ausente todos estos meses. 

¿Puede el scrapbook convertirse en tu peor enemigo? ¿Es un hobby perverso?

Llevo haciendo scrapbook desde hace más de 8 años y como en cualquier relación, se empieza por la fase del enamoramiento, luego viene la estabilidad y con ella la apertura de este blog y la construcción de la familia virtual. Sin darte cuenta, dedicas horas y horas a lo que se ha convertido en algo más que un hobby, se ha convertido en un estilo de vida. Asistes a ferias, conoces gente con la misma pasión que tú y entras en una rueda creativa que si no sabes gestionar puede volverse contra ti. 

Este 2018 sólo he publicado 2 posts. ¿Por qué? Por desgracia, me di cuenta que ya no estaba haciendo scrapbook por puro placer. Descubrí que era víctima de mi propio hobby. Hace un par de semanas ordené todo mi material de scrapbook y vi con mis propios ojos que había estado acumulando papeles y materiales que no gastaré ni en esta vida...ni en la siguiente...y que probablemente acaben amarillos por el paso del tiempo. 

¿Realmente necesitamos tanto material?

Si a un niño le preguntamos si necesita juguetes, la respuesta es obvia. Si le preguntamos si querría una juguetería entera, la respuesta sería SÍ. Pero lo cierto es que no tendrían tiempo de jugar con todos los juguetes e incluso no sabrían los que tienen. 

¿Somos las crafters niñas pequeñas atrapadas en un cuerpo de adulto? 

He llegado a la conclusión que sí. Que nunca tenemos suficientes papeles, que desarrollamos extrañas manías que estoy segura, rozan alguna patología. Que levante la mano la que guarda "esos papeles tan bonitos para un proyecto especial" o la que se compra "esos papeles que no quiere gastar nunca" y que los guarda como si se tratara de un tesoro. 

La vuelta al origen es necesaria.....

Sí, estos meses de ausencia en el blog y en las redes me han servido para darme cuenta que me encanta el scrapbook y la filosofía que habita en él. Durante un tiempo perdí el norte, hacía proyectos cual pastelera se pone a hacer galletas y ya no lo disfrutaba. Compraba todo el material para estar siempre a la última como si esto fuera un blog de moda. Cierto es que el scrapbook sigue una moda y marca una tendencia....pero no debemos perder de vista su origen y su filosofía. Se trata de embellecer recuerdos, de darle a nuestras fotografías una segunda vida más allá de una carpeta de ordenador. De volver a imprimirlas, de decorarlas, de tenerlas a la vista integradas en nuestros layouts y álbumes. 

La presión del blog y de las redes 

Alguna de vosotras estará pensando "menuda mierda de post abstracto que está escribiendo esta chica...". Sí, es un post abstracto donde vacío lo que tengo dentro desde hace meses, donde justifico mi ausencia y explico los motivos. 
Nadie me obliga a tener el blog. Nadie me obliga a publicar ni a compartir nada en las redes. Este blog nació con la ilusión de compartir mis pequeños proyectos de scrapbook con otras personas afines. Con el tiempo, me impuse una disciplina de publicación que me ha llevado a este momento de parón, de desencanto. 
En el fondo pienso "Rut, no te dedicas profesionalmente a esto, puedes escribir cuando quieras, compartir lo que quieras....el ritmo lo marcas tú...pero hagas lo que hagas....disfruta!"

No....no me marcho...todavía

Esto no es un post de "Adiós mundo cruel...me las piro vampiro" es un post de toma de consciencia que a veces un hobby, por mucho que te guste, se puede volver contra ti. Hay que saber para cuando toca...coger aire y distancia para volver más fuerte. 
En breve volveré a la carga....con más posts incendiarios de esos que te gustan y más proyectos. Eso sí...sin perder de vista el norte....disfrutando cada trozo de papel que corte y cada adorno que pegue sobre él. 


¿Amiga, alguna vez te has sentido así?
¿Me animas a seguir con el blog?






Design: WS
A qué huele el scrap © 2018.